Una sonrisa

No cuesta nada y vale mucho.

Enriquece a quien la recibe, sin empobrecer a quien la da.

Dura sólo un instante, pero sus efectos perduran para siempre.

Nadie es tan rico que no precise de ella, ni tan pobre que no merezca una.

Lleva la felicidad a todos y a todas partes.

Es símbolo de amistad, de buena voluntad, es un aliento para los desanimados, reposo para los cansados, rayo de sol para los amargados y resurrecion para los desesperados.

No se compra, ni se presta.

No hay nadie que precise mas de una sonrisa, como aquel que no sabe sonreir.

Cuando tú naciste todos sonreian, sólo tú llorabas; vive de tal manera que cuando mueras, todos lloren, y solo tú sonrias.

Comentarios

Leave a Comment