Tu matrimonio sería más feliz,

El Maestro soportó, pacientemente sentado, las quejas que una mujer tenia contra su marido.

Cuando ella concluyó, dijo: «Tu matrimonio sería más feliz, querida, si tú fueras una esposa mejor».

«¿Y cómo puedo serlo?» «Renunciando a tus esfuerzos por intentar hacer de él un mejor marido».

Antes de cambiar a los demás, cambia tú.

Comentarios

Deja un comentario