¿Qué has aprendido en la vida?

He aprendido que a veces las personas que esperas que te pateen cuando estás derrotado, son las que te ayudarán a levantarte.

He aprendido que a veces, cuando estoy enojado, y aunque tenga derecho para estarlo, eso no me da el derecho de ser cruel con los demás.

He aprendido que aprender a perdonar requiere mucha práctica.

He aprendido que aún cuando piensas que no tienes más que dar, cuando un amigo llora encontrarás la fuerza para ayudarlo.

He aprendido que con los amigos podemos hacer cualquier cosa – o no hacer nada – y tener el mejor de los momentos.

He aprendido que dos personas pueden ver exactamente la misma cosa, y ver algo totalmente diferente.

He aprendido que el dinero es una pésima forma de mantener el marcador.

He aprendido que el hecho de que dos personas discutan no significa que no se quieran el uno al otro. Y el hecho de que no discutan, no significa que sí se quieran.

He aprendido que es importante practicar para convertirme en la persona que yo quiero ser.

He aprendido que es muchísimo más fácil reaccionar que pensar…y más satisfactorio pensar que reaccionar.

He aprendido que hay cosas que puedo hacer en un instante que ocasionan dolor durante toda la vida.

He aprendido que la madurez tiene más que ver con las experiencias que has tenido y lo que has aprendido de ellas, que con el número de cumpleaños que has celebrado.

He aprendido que la verdadera amistad – y el verdadero amor – continúan creciendo a pesar de las distancias.

He aprendido que las credenciales en la pared no te hacen una persona decente.

He aprendido que las personas por las que más te preocupas en la vida se van demasiado pronto.

He aprendido que lo más importante no es lo que me sucede sino lo que hago al respecto.

He aprendido que lo que verdaderamente cuenta en la vida, no son las cosas que tengo alrededor sino las personas que tengo alrededor.

He aprendido que los héroes son las personas que hacen lo que se tiene que hacer cuando se necesita hacerlo, sin importar las consecuencias.

He aprendido que no debes insistir tanto en encontrar un secreto. Podría cambiar tu vida para siempre.

He aprendido que no importa qué tan bueno es un amigo, te va a lastimar en algún momento y lo debes perdonar por eso.

He aprendido que no importa qué tanto está roto tu corazón, el mundo no se detiene por tu pena.

He aprendido que no puedo hacer que alguien me ame, solo convertirme en alguien a quien se pueda amar; el resto ya depende de los otros.

He aprendido que no siempre es suficiente ser perdonado por los demás. A veces tienes que aprender a perdonarte a ti mismo.

He aprendido que no siempre es suficiente ser perdonado por los otros; a veces tengo que perdonarme a mi mismo.

He aprendido que no tenemos que cambiar a los amigos, si entendemos que los amigos cambian.

He aprendido que nuestro pasado y nuestras circunstancias pueden haber influenciado quienes somos, pero somos responsables por quien llegamos a ser.

He aprendido que o controlo mis actitudes o ellas me controlarán a mi.

He aprendido que por bueno que sea el buen amigo, tarde o temprano me voy a sentir lastimado por él y debo saber perdonarlo por ello.

He aprendido que por el hecho de que una persona no te quiera como tú quisieras que lo hiciera, no significa que no te quiera con todo lo que tiene. Porque tal vez ese poco amor que te brinda es lo único que puede ofrecer.

He aprendido que por más apasionada que sea la relación en un principio, la pasión se desvanece y algo más debe tomar su lugar. 

He aprendido que por mucho que me preocupe por los demás, muchos de ellos no se preocuparán por mi.

He aprendido que puede requerir años para construir la confianza y únicamente segundos para destruirla.

He aprendido que puedes hacer algo en un instante, que te causará dolor de por vida.

He aprendido que puedes seguir adelante mucho después de que no puedas.

He aprendido que puedo llegar mucho más lejos de lo que pensé posible.

He aprendido que si no controlas tu actitud ella te controlará a ti.

He aprendido que siempre debo despedirme de las personas que amo con palabras amorosas; podría ser la última vez que los veo.

He aprendido que simplemente porque alguien no me ama de la manera en que yo quisiera, no significa que no me ama a su manera.

He aprendido que sin importar que tan excitante es una relación al principio, la pasión desvanece y más vale que haya otra cosa que tome su lugar.

He aprendido que somos responsables por lo que hacemos, no importa cómo nos sintamos.

He aprendido que soy responsable de lo que hago, cualquiera que sea el sentimiento que tenga.

He aprendido que tu vida puede ser cambiada en cuestión de horas por personas que ni siquiera te conocen.

 

Comentarios

Leave a Comment