Pagado en su totalidad

Cierto pequeño se acercó a su madre en la cocina, una noche, cuando ella preparaba la cena y la entregó un pedazo de papel sobre el que había escrito algo.

Después de que la mamá se secó las manos en el delantal, lo leyó y esto es lo que decía:

Por cortar el pasto $ 5.00
Por limpiar mi habitación esta semana 1.00
Por ir a la tienda cuando me envías 0.50
Por cuidar a mi hermano mientras fuiste de compras 0.25
Por sacar la basura 1.00
Por obtener una buena boleta de calificaciones 5.00
Por limpiar y barrer el patio 2.00

Total que me debes $ 14.75

Les diré que su madre lo miró de pie a la expectativa y pude ver que los recuerdos pasaban por su mente. Toma la pluma, le dá vuelta a la hoja de papel que el niño había escrito y anotó lo siguiente:

Por los nueve meses que te llevé mientras crecías en mi interior, SIN CARGO.
Por todas las noches que estuve sentada a tu lado, cuidándote y orando por tí, SIN CARGO.
Por todos los momentos difíciles y todas las lágrimas que causaste a través de los años, SIN CARGO.
Por todas las noches de temor y por las preocupaciones que sabía que tendría, SIN CARGO.
Por los juguetes, la comida, la ropa y por limpiar tu nariz, SIN CARGO, hijo.
Cuando sumes todo, el costo total del verdadero amor es SIN CARGO.

Así, cuando el niño terminó de leer lo que su madre había escrito, había grandes lágrimas en sus ojos, miró directamente a su madre y dijo:

“Mamá, en verdad te amo”. Después tomó la pluma y con letras grandes escribió:

“PAGADO EN SU TOTALIDAD”

 

Comentarios

Leave a Comment