El guardián perfecto

Una historia que habla sobre la conciencia.

Un hombre se introdujo en la huerta de un vecino para robarle maíz. Llevó consigo a su hijito para que hiciera de guardián y le avisara si se aproximaba alguien. Antes de comenzar verificó que no hubiese nadie en los alrededores.

Miró a un lado y luego al otro. Al no ver a nadie se disponía a llenar la bolsa que llevaba consigo, cuando de repente el niño exclamó: “¡Papá, te olvidaste de mirar en otra dirección!”.

Suponiendo que se acercaba alguien guardó rápidamente la bolsa y le preguntó a su hijo en voz baja: “¿Dónde?”. 
Éste le respondió: “¡Te olvidaste de mirar hacia arriba!”.

Al padre le remordió la conciencia, tomó a su hijo de la mano y emprendió el regreso a casa sin el maíz que había planeado robar.

Comentarios

Leave a Comment