El asesor y el frasco

Un experto asesor de empresas en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia. Sacó de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó:

-“¿Cuántas piedras piensan que cabe en el frasco?”

Después que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco. Luego preguntó:

-“¿Está lleno?”.

Todo el mundo lo miró y asintió. Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gramilla. Metió parte de la gramilla en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes.

El experto sonrió con ironía y repitió:

-“¿Está lleno?”.

Esta vez los oyentes dudaron:

– “Tal vez no”.

-“¡Bien!”, dijo.

Y puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava.

– “¿Está lleno?”, preguntó de nuevo.

– “¡No!”, exclamaron los asistentes.

– “Bien”, dijo.

Y cogió una jarra de agua de un litro que comenzó a verter en el frasco. El frasco aún no rebosaba.

– “Bueno, ¿qué hemos demostrado?”, preguntó.

Un alumno respondió:

– “Que no importa lo llena que esté tu agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas.”

– “No”, concluyó el experto: “Lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrías colocarlas después.

¿Cuáles son las grandes piedras en tu vida? Dios, las personas amadas, tus hijos, tus amigos, tus sueños. Recuerda, pon las grandes primero. El resto, encontrará su lugar.

Comentarios

Leave a Comment