Ayudar a llorar

Un anciano, a quien recientemente le había fallecido su esposa, tenia un vecino con un niño de cuatro años.

El niño al ver al hombre llorar, fue al patio de la casa del hombre, se subió a su regazo y se sentó.

Cuando su mama le pregunto que le había dicho al vecino, el pequeño niño le contesto… “Nada, solo le ayude a llorar”.

Comentarios

Leave a Comment