Aprendiendo de los errores

Los que triunfan no son los que no se equivocan, sino los que aprenden de sus errores, cometiendo errores. Esta es casi la única manera de llegar a hacer algo.

Un niño nunca aprende a conocer que la estufa está caliente hasta que se quema los dedos en ella.

Los que fracasan son aquellos que se desaniman por sus errores.

De nada sirve desesperarnos o llorar. Progresamos sencillamente por vigilar nuestros errores y corregirlos.

Andar es nada más que una sucesión de caídas; si caemos, caigamos hacía adelante, después levantémonos y probemos otra vez.

 

Comentarios

Leave a Comment